ASEDH
  • Cal. Batallón Tarma 371, Surco. Lima - Perú
  • +51 999 775 766
  • info@asociacioneducativa.org

En busca de una educación más humana

¿Qué podemos ir preparando para el inicio de año escolar 2021 desde el aprendizaje y desarrollo socioemocional?

Cómo calma cuando quien dirige o lidera es una persona que conoce a fondo a quien lidera. Esa es la impresión que nos dejó el nuevo presidente del Perú después de sus palabras al haber sido elegido. El señor Sagasti ha desarrollado en base a experiencia y formación en el total sentido de la palabra, varias dimensiones del ser humano, pues no solo a nivel intelectual sino en las dimensiones social, prosocial, cognitiva, etc. 

Retrocediendo en el tiempo nos debimos de sentir así, todos desde niños al ir al preescolar, colegio y de adultos, a la universidad y luego a nuestro centro de trabajo, pues personas preparadas y empáticas a las necesidades eran quienes lideraban esos espacios. Si no nos sentimos así quizá esos líderes no ejercieron el rol que tenían, y solo tenían una posición jerárquica. 

El profesor jerárquicamente hablando, tiene el rol de liderar a sus estudiantes, y es de suma importancia que a lo largo de su vida laboral continúe su formación sobre todo en espacios donde pueda compartir y recibir retroalimentación de su proceso de actualización. 

Cómo lo señala Dehaene (2019) en su libro ¿Cómo Aprendemos? “A lo largo de su evolución, el cerebro de los seres humanos consiguió y pulió cuatro funciones de gran importancia que maximizan la velocidad con la cual extraemos información del entorno”. 

  1. La atención, que amplifica la información sobre la que nos concentramos. 
  2. El compromiso activo, un algoritmo que llamamos también “curiosidad”, y que incita al cerebro a evaluar constantemente nuevas hipótesis. 
  3. La revisión o feedback a partir del error, que compara las predicciones con la realidad y corrige los modelos que elaboramos acerca del mundo. 
  4. La consolidación, que automatiza y vuelve fluido lo que aprendimos, especialmente durante el sueño. 

En base a esta propuesta de cómo aprendemos, quería hacer una reflexión sobre lo que realmente sabemos de las emociones, de los afectos, de los sistemas atencionales, de cómo y cuándo dar retroalimentación y cómo consolidamos aprendizajes.

Escuchaba a expertos de CASEL.ORG (2020) quienes compartieron las experiencias de trabajar las dimensiones social y emocional desde el civismo, y me hizo mucho eco a las palabras con las que inicié este texto. Hilando mi experiencia como profesora de historia puedo afirmar que depende mucho del enfoque con que tomemos los eventos históricos y cómo podemos a través de ellos generar espacios para conversar y evaluar, cómo están nuestros estudiantes emocional y socialmente.

Por otro lado, la necesidad de realizar una evaluación del aspecto socioemocional de los estudiantes desde el inicio del año escolar 2021 para poder intervenir en base a los resultados y medir el impacto que va teniendo nuestra intervención es decir ir evaluando el resultado para mediante la revisión o feedback hagamos los ajustes que atiendan de manera directa las necesidades encontradas. 

Es pues tarea de todo líder preparar ya el camino para el año escolar 2021, pues sea virtual o presencial la dimensión social y emocional debe ser prioridad, si queremos apostar por la salud mental de todas las niñas, niños y adolescentes en todos los niveles de educación.

Resulta igual de prioritario formar y capacitar a la comunidad educativa (profesores, psicólogos y directivos) en este tema, y apoyarlos en la elaboración de un plan que se base en la investigación, el contexto y realidad de cada centro educativo, pues cada uno tendrá resultados variados en la evaluación de inicio por lo tanto el abordaje tendrá que ser ajustado a esa realidad. 

Volviendo a Stanislas Dehaene y los 4 pilares del aprendizaje, cierro con una aplicación práctica: 

Atención: En la coyuntura: pandemia, crisis, eventos políticos, etc.

Compromiso activo: generemos hipótesis: Los eventos relacionados a la COVID – 19 han afectado a nuestros estudiantes en la dimensión socioemocional lo cual afecta la continuidad de su escolaridad (por ejemplo). Hay que probarlo.

La Revisión o feedback: “Resultados de la evaluación, revisión de los resultados, intervención acorde con los resultados, evaluación del proceso, ajustes, y medir los resultados al final del programa de intervención” (Casel.org 2020). 

Así que manos a la obra, no actuemos con la “las hipótesis” el aspecto socioemocional y actuemos de manera ordenada, informada y basados en la evidencia científica y comprobemos la hipótesis. 

Patricia de la Puente, 18 de noviembre 2020

Directora Académica del Instituto Mente Cerebro y Educación IMCE y la Asociación Educativa para el Desarrollo Humano ASEDH.

 

Fuentes:

CASEL ORG. 2020. Webinar “Innovations in SEL Research” 

Dehaene, S. 2019 ¿Cómo Aprendemos? Buenos Aires, Argentina. Siglo Vientiuno Editores

alandavere

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *