ASEDH
  • Cal. Batallón Tarma 371, Surco. Lima - Perú
  • +51 999 775 766
  • info@asociacioneducativa.org

¿Qué entendemos por funciones ejecutivas?

“Resulta de vital importancia que se fortalezcan las funciones ejecutivas, con el fin de proporcionar un adecuado andamiaje y que estas se desarrollen apropiadamente” Anna Lucia Campos – Directora General del IMCE 2021. 

Según el Centro para el Desarrollo Infantil de Harvard (2015), las Funciones Ejecutivas son un conjunto de procesos mentales que nos ayudan a planear, atender, recordar las instrucciones y cambiar nuestro foco de atención satisfactoriamente. Las habilidades cerebrales que subyacen a las funciones ejecutivas son; la memoria de trabajo, la flexibilidad cognitiva y el control inhibitorio. Estas tres funciones, se encuentran fuertemente interrelacionadas y se necesita que operen coordinadamente para que la persona pueda aplicar las funciones ejecutivas en su día a día.

En cuanto a estas tres funciones, se puede decir que su importancia radica en la capacidad que nos dan para pensar antes de actuar, resistir tentaciones, encontrar retos novedosos y ayudarnos a mantenernos concentrados en una tarea (Diamond, 2013). Los seres humanos nacemos con el potencial de desarrollar estas habilidades, por ello es muy importante trabajarlas y practicarlas, tanto en las aulas de clase, como en casa.

Según Diamond (2013), investigaciones han encontrado que las Funciones Ejecutivas predicen los logros en varios aspectos de la vida de los seres humanos, en comparación con personas que no lograron desarrollarlas. Podemos encontrar que algunos aspectos que se pueden mencionar, son: la salud mental, la salud física, la calidad de vida, la preparación para la escuela, el éxito escolar, el éxito laboral, la armonía matrimonial y por ello también sería un efecto positivo en la salud pública de las sociedades que se animan a desarrollarlas en sus niños. 

Si bien debemos de planificar y evidenciar el trabajo consciente de las Funciones Ejecutivas, también podemos hacerlo de manera lúdica en todas las edades y niveles. El juego es un componente esencial que motiva y genera interés.  Aquí dejamos algunas ideas: para el control inhibitorio: podemos usar juegos clásicos, como, por ejemplo, Simón dice o encontrar las diferencias un determinado tiempo. Mientras que, para la memoria de trabajo, podemos jugar a relacionar palabras y figuras, o colores y figuras, recordar lista de objetos o palabras. Finalmente, para la flexibilidad cognitiva podríamos hacer juegos de adivinanzas y retos o juego de roles. 

Recordemos que, aunque tengamos como objetivo entrenar una de estas funciones del cerebro, indirectamente también estaremos desarrollando las otras tres, ya que, se encuentran interrelacionadas y se apoyan una de la otra. 

 

Por Maria José Castro

 

  1. Diamond, A. (2013, January 1). Executive Functions. Retrieved February 10, 2021, from papers.ssrn.com website: https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=2198231
  2. Center on the Developing Child. (2015). Executive Function & Self-Regulation. Retrieved from Center on the Developing Child at Harvard University website: https://developingchild.harvard.edu/science/key-concepts/executive-function/

alandavere

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *